Declaración de intenciones de la revista de la Asamblea de intelectuales, docentes y artistas en apoyo al FIT

La revista que con estas líneas inauguramos tiene un origen particular que le asigna un propósito político definido. Nace de la actividad de un numeroso agrupamiento de hombres y mujeres del quehacer intelectual, universitario, científico y artístico, quienes desde 2011 nos convocamos en asamblea para dar nuestro apoyo al Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT). Desde entonces, los militantes de los partidos que conforman el FIT –el Partido Obrero, el Partido de los Trabajadores por el Socialismo e Izquierda Socialista–, junto a diversos colectivos y compañeros independientes, venimos trabajando en conjunto en este espacio de la Asamblea que, con esta publicación, se da un nuevo modo de expresión.

Nos ha impulsado la convicción de que una izquierda que merezca tal nombre tiene que ofrecer una alternativa política autónoma, clasista y socialista; y no ir a remolque, como las diversas alternativas de centroizquierda, de las opciones burguesas en disputa, sean éstas las del gobierno kirchnerista, las de la llamada “oposición” o las de cualquier variante frentepopulista. El rasgo en común a los programas de todas ellas reside en una impotencia: el no poder dejar de ser intentos de readecuación del capitalismo en crisis.

El desarrollo del Frente de Izquierda se ubicó como un punto de referencia para un amplio conjunto de intelectuales que decidieron colocar sus ideas, energía y compromiso al servicio de los trabajadores, luchando contra los capitalistas y su régimen social. Pocas semanas después de la conformación del Frente, surgió la Asamblea de intelectuales, docentes y artistas saludando el surgimiento del FIT, que planteaba como perspectiva política: que la crisis la paguen los capitalistas y no los trabajadores, y por el desarrollo de una alternativa anticapitalista. La Asamblea se planteó no sólo como un agrupamiento de apoyo electoral al FIT, sino que en todas sus reuniones abrió también sus deliberaciones para que se expresaran las luchas y representaciones del nuevo sindicalismo combativo.

Transitamos un tiempo en el que el mundo de la intelectualidad y de la cultura local no ha podido evadir la asunción de posiciones políticas más o menos explícitas. No es casual.

Nuestra realidad está atravesada por una crisis del sistema capitalista de magnitud histórica, que ha planteado en una nueva escala las posibilidades para la crítica y la acción socialistas. Entendemos que la actividad crítica debe estar dirigida contra el orden social existente y sus diversos defensores.

Mientras la burguesía y sus representantes estatales discuten medidas que se revelan impotentes para controlar la crisis, lo que se muestra con mayor realismo es que las “salidas posibles” consisten en una mayor explotación de los trabajadores y las masas populares. Esto es lo que está incentivando la generalización de levantamientos, focos de resistencia y movilizaciones obreras y populares, reavivando la lucha de clases a nivel internacional: desde la “primavera árabe”, pasando por los fenómenos de lucha juvenil y estudiantil que han despuntado en Europa, Estados Unidos y Latinoamérica, hasta las huelgas que se multiplican en Europa.

Mientras en todas las latitudes se observa como los Estados utilizan el monopolio del poder para operar un rescate transitorio del régimen social afectado alterando todas las relaciones sociales, nuestro objetivo es la conquista de un gobierno de los trabajadores mediante la movilización revolucionaria de la clase obrera y el conjunto de los explotados.

El rol del Estado burgués, como garante de las relaciones capitalistas, se evidencia ante esta crisis del capital. En contraposición, reafirmamos la defensa de la dictadura del proletariado y de los organismos de autodeterminación de las masas, apuntamos a la destrucción del Estado burgués y el establecimiento de la dominación política de la clase obrera, expropiando a los capitalistas. La dictadura del proletariado que Marx supo oponer a la dictadura del capital, significa también la consideración de una política progresiva hacia la anulación de toda forma de Estado a través de la permanencia de la revolución.

La perspectiva de esta alternativa de poder no puede darse en los marcos limitados de los Estados nacionales, la crisis del capital a escala mundial marca el carácter internacional necesario de la revolución socialista.

En el contexto de la crisis capitalista se profundiza la opresión imperialista. La imposición de brutales planes de ajuste por parte de Alemania y Francia a los eslabones débiles como Grecia es una muestra de esta dinámica, al tiempo que las burguesías de todos los países apelan al racismo y la xenofobia como medio para enfrentar a los trabajadores entre sí y desligar la responsabilidad de los capitalistas y sus Estados. Asumimos como punto de partida la defensa incondicional de todas las nacionalidades oprimidas en sus enfrentamientos con el imperialismo y el apoyo a las guerras de liberación nacional.

En este marco, y al servicio de organizar y elevar a los trabajadores a la lucha por su propio gobierno, se presenta como perspectiva política la integración en una Federación Socialista de América Latina ante los bloques capitalistas.

En nuestro país los espectros de la crisis perfilan su sombra: el gobierno de Cristina Kirchner procede a descargar la crisis mediante la modalidad del ajuste y los tarifazos. El proceso electoral estuvo condicionado por una fuga de capitales galopante a favor de los monopolios financieros, industriales y exportadores. No había pasado un mes de las elecciones presidenciales de octubre y ya se habían producido suspensiones, recortes de horas extras y despidos de contratados en diversas empresas y reparticiones del Estado. La mandataria inauguró las sesiones legislativas atacando a los docentes y defendiendo el modelo privatizador de los noventa en los trenes, dando cuenta de que su mentado “capitalismo en serio” está basado en bajos salarios y la connivencia de funcionarios y empresarios; unos días antes, ese modelo había provocado un nuevo crimen contra el pueblo trabajador en Once; pocas semanas después volvió a mostrar su rostro en las consecuencias para nada naturales del temporal de Semana Santa que sufren aun miles de familias trabajadoras.

Entretanto, el otrora discurso de los DDHH pasó a ser la abierta defensa del espionaje, la persecución y la criminalización de la protesta social a través de la Ley Antiterrorista, el Proyecto X, las causas judiciales abiertas a delegados sindicales, luchadores sociales y dirigentes estudiantiles, y los más de 5.000 procesados por luchar. Se ha abierto una etapa política decisiva en la experiencia popular respecto del kirchnerismo, como también un debate crucial respecto de la salida a la crisis que debe encontrar al Frente de Izquierda con planteos políticos de fondo.

Los distintos sectores de la intelectualidad alineados con el gobierno nacional persisten en la defensa del “modelo kirchnerista”, ya sea justificando cada una de sus medidas a rajatabla, aunque ello signifique desdecirse hoy de lo dicho ayer, o bien transformando las regularidades en “anomalías” y las restauraciones en cambio, para terminar de expropiarle a su práctica intelectual la necesaria dimensión crítica.

Pretendidos adalides del debate político y de una presunta batalla cultural, en verdad, plantean un debate anacrónico, despolitizado y, en no pocas ocasiones, encubridor de las peores miserias del régimen de turno. También es parte de nuestra delimitación política una diferenciación clara con otros intelectuales que, desde una perspectiva opositora al gobierno nacional, no pasan de una “moderada crítica” en clave liberal. Son ajenos a los reclamos de la clase trabajadora y en muchas ocasiones terminan como caja de resonancia de las aspiraciones de fracciones capitalistas que ocasionalmente pueden aparecer enfrentadas al gobierno nacional.

La reciente discusión sobre Malvinas mostró claramente las características de los contendientes. Mientras las cartas y los argumentos se mantienen con el gobierno, que pretendió utilizar el aniversario de la guerra para dar una pátina “nac&pop” a sus favores a las multinacionales que saquean el continente, entre ellas varias inglesas; quienes pretendieron ser “críticos por izquierda” del gobierno no solo mostraron la endeblez de su plataforma sino que apelaron a la “autodeterminación” de los isleños, el mismo argumento con que los ingleses justifican su ocupación. En ningún caso son afectados los intereses de los capitales ingleses.

La posterior decisión del gobierno de tomar el 51% de YPF es una medida de emergencia tomada por los mismos que impulsaron la privatización, ante la evidencia de un colapso en el esquema energético y la incapacidad de seguir pagando la factura por importación de combustibles, en un cuadro de fuga de capitales y escasez de dólares. La medida busca echar mano de la caja de YPF y, al mismo tiempo, mantiene un planteo privatizador abriendo la puerta a nuevos monopolios imperialistas. Planteamos que el 100% de YPF debe ser expropiada, sin compensación alguna, y pasar a manos del Estado bajo el control y la gestión de los trabajadores; nos oponemos a que se pague un solo centavo a Repsol y nos delimitamos claramente de todas las críticas que se colocan en el campo de defender los intereses de Repsol y el imperialismo.

Es en este escenario que se ha desarrollado la Asamblea de intelectuales, docentes y artistas en apoyo al Frente de Izquierda y de los Trabajadores. En numerosos encuentros con centenares de compañeros en las aulas de distintas facultades, en declaraciones públicas, jornadas de debate y polémicas y en su blog, la Asamblea formó parte del desarrollo del FIT, que dejó planteado de cara a la ciudadanía popular la construcción efectiva de una oposición de izquierda no sólo al gobierno sino al conjunto del régimen social y político existente.

Si la campaña electoral realizada por el FIT expresó el apoyo de un significativo sector de trabajadores y jóvenes, así como la atención de sectores más amplios que sin votarlo escucharon con simpatía sus propuestas, también en el debate político, ideológico e intelectual la Asamblea mostró que a izquierda del kirchnerismo no había, como pretendería el gobierno, “una pared”. La situación política en que nos encontramos no sólo hace necesaria la ampliación de esta experiencia, sino que le abre mayores posibilidades de intervención para enfrentar el conformismo que atraviesa a la intelectualidad progresista.

El desarrollo de un programa revolucionario anticapitalista y la construcción de una fuerza que exprese materialmente la independencia política de los trabajadores con relación a los representantes de sus explotadores suponen, entonces, un desafío y la continuidad de una tarea en la situación presente. Al servicio de estos propósitos estratégicos surge nuestra revista: queremos desenvolver la crítica de los discursos dominantes contribuyendo a desarrollar una oposición clasista a las variantes de un orden capitalista sumido en una crisis sistémica.

No nos proponemos “renovar la palabra” con la finalidad de encubrir la realidad sino recuperar la lengua de un combate histórico. La del socialismo, la del proletariado, la de una transformación social revolucionaria, la de la aspiración a acabar con la explotación del hombre por el hombre.

Estas páginas se encuentran abiertas a todos quienes se planteen colaborar con estos objetivos y trabajar en esta perspectiva, a quienes estimen posible una polémica clarificadora, a quienes quieran sumarse a la tarea de denunciar los límites insalvables del orden existente.

Anuncios

Acerca de asambleafit

Blog de la Asamblea de intelectuales, docentes y artistas en apoyo al Frente de Izquierda y de los Trabajadores
Esta entrada fue publicada en Debates, Declaraciones y Convocatorias, Intelectuales y discurso. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s