Asamblea del FIT ¿Cerrado por vacaciones? (por Raquel Angel y Alberto Guilis)

Las palabras han quedado detrás de las cosas, se podría pensar, en relación a la Asamblea de intelectuales, docentes y artistas, que surgió hace menos de un año en apoyo al FIT. Para ponerle el hombro a la izquierda, para que pudiera participar en las elecciones, para que existiera (en un padrón, se entiende), para que pudiera decir lo que tenía que decir a aquellos (muchos) acostumbrados a los discursos mediáticos que hablan de “lo posible”, de “lo que hay” o de las bondades del “modelo”.
Gente sin partido, “independientes”, como suele decirse (aunque todos sabemos que tal cosa no existe), gente que tenía su historia, con vida suficiente para tenerla, y otra que aún no la tenía, pero en eso estaba. Ahí confluimos los dispersos: ganas no faltaban, expectativas, algo parecido a la búsqueda de sentidos. La izquierda, por fin, se había unido, aunque fuera para unas elecciones, después ya se vería. Lo que tendría que verse era cómo iba a seguir la cosa, una vez pasada la fiebre de los votos. Lo que anhelaban los dispersos es fácil de imaginar: un frente de lucha, una pertenencia, un ser en los otros y con los otros.
“Las cosas marchan con más velocidad que las palabras”. La frase es de Sartre y viene al caso, ya que se trata del lenguaje como intermediario entre el hombre y su deseo, entre el hombre y su trabajo, entre el hombre y él mismo: “Si nombro lo que soy, me dejo definir en cierto orden social y me hago su cómplice. Ahora bien, no puedo callar. ¿En qué debo convertirme, por lo tanto?”. Una buena pregunta ya que pone en cuestión la relación, siempre conflictiva, entre las palabras y las cosas. Y ese cruce entre lenguaje y mundo, es, como sabemos, una relación de fuerzas donde hay vencedores y vencidos y en ese sentido –como también sabemos- la fuerza de las cosas termina por dejar rezagadas a las palabras. O sea, al hombre mismo.
Algo de eso pasó con la Asamblea del FIT. Hasta el 23 de octubre, hubo reuniones, discusiones, polémicas, propuestas. Palabras que iban y venían, apuestas al futuro. Después, nada. O casi. Un último encuentro –el de la V Asamblea-fue convocado el 12 de noviembre, para “hacer el balance de las elecciones” y “hablar de lo que iba a seguir y de cómo iba a seguir”. Lástima que el “balance electoral” -cuya pertinencia no se pone en duda- devoró todo el tiempo disponible. Cuando llegó el momento de empezar a discutir hacia dónde se dirigía la Asamblea, cuál iba a ser su papel después de las elecciones, es decir, en qué consistiría el plan de trabajo inmediato…se levantó la reunión porque “cerraba la Facultad”.
Nuestra propuesta de “pasar a cuarto intermedio para avanzar en el debate” dejó en manos de los coordinadores la fijación de una nueva fecha, a corto plazo, eso sí, ya que se trataba, ni más ni menos, que de trazar una línea de intervención pública de la Asamblea, de prever acciones para enfrentar lo que se veía venir, eso que auguraba un discurso presidencial que, asentado en el contundente 54 por ciento, exhortaba, ya sin eufemismos ni metáforas, a desactivar la protesta social y a poner freno a los reclamos populares. Se trataba, en fin, de convertir la palabra (en este caso, la de los intelectuales) en acto.
¿No les parece, compañeros, que haber destinado todo el tiempo al balance de las elecciones sólo atendió al objetivo de reflejar (en la mayoría de las intervenciones) un triunfalismo abstracto frente a la realidad concreta de no haber podido lograr un escaño en el Parlamento? ¿No convendría hacerse cargo de este hecho y no celebrar victorias que no fueron tales, en ámbitos poco relevantes como los parlamentarios, al menos desde una perspectiva revolucionaria?¿No habría que enfatizar, en cambio, aquello que sí puede atribuirse la izquierda, sin inflar los números ni faltar a la verdad? ¿No era más ajustado señalar su crecimiento real en las luchas obreras, en el movimiento estudiantil, en el resurgimiento del clasismo, en el despertar de las conciencias? ¿A qué venían, entonces, los discursos exitistas sobre eventos electorales, aún en el caso de que se hubieran logrado unos cuantos diputados? ¿O hemos olvidado lo que significa una elección, en el contexto de la democracia burguesa?: una contingencia  menor, una posibilidad, siempre magra, de ganar ciertos espacios que tienen escasa incidencia en la lucha de clases y en las transformaciones radicales del orden existente. Algo que Marx -por si hace falta aclararlo-, analizó en profundidad en varios de sus escritos.
Esto hay que decirlo, más allá de los números, de los votos, de los porcentajes. De otro modo, tendríamos que preguntarnos: ¿no nos estamos dejando llevar por el sentido común de la moral del éxito? O, para decirlo de otro modo, ¿no estamos cayendo en la razón instrumental de los resultados? ¿No era desmesurado plantear “el gran triunfo electoral de la izquierda” cuando, en verdad, al jugar el gran juego de la burguesía (que es, precisamente, el de las elecciones, con sus reglas proscriptivas, los poderes fácticos que lo sostienen y su enorme poder mediático), la izquierda (cuyo fuerte es la calle y no las urnas), está destinada a perder? ¿No era más pertinente –como plantea Eduardo Grüner en “El arte y el deseo revolucionario”- hablar más bien de “los que triunfan al fracasar”? Al enredarnos en el sentido común de la moral del éxito “nos hemos olvidado de la ética y la épica del proceso de lucha” –reflexiona Grüner. Y formula, después, un interrogante que debiéramos hacernos: “A pesar del ´fracaso´, ¿no fue el esfuerzo lo que constituyó la marca indeleble de un deseo que debiera insistir, sobre el cual no debiéramos ceder, sobre el cual reconstruir un nuevo imaginario revolucionario?”.
Quizá éste era el balance que debió hacerse en la V Asamblea del FIT. Como para empezar a hacer creíbles las palabras. Como para que las palabras digan lo que nombran.
El verano y la lucha de clases
¿Qué hacemos ahora? La pregunta sigue flotando desde principios de noviembre. O sea, desde la inconclusa V Asamblea, ahí donde propusimos pasar a cuarto intermedio para seguir discutiendo lo que quedó marginado. Ese cuarto intermedio nunca tuvo lugar. Por el contrario, se informó –vía Blog- que los coordinadores (sin que mediara ningún mandato, discusión o consulta previos, aunque en el comunicado que hicieron circular se habla de un “acuerdo de la Asamblea”, que nunca existió) habían resuelto “cerrar por vacaciones”. Sólo así, como si se tratara de un almacén, puede entenderse la medida adoptada: “fijar la fecha de la VI Asamblea entre fines de febrero y comienzos de marzo de 2012”. Habría que preguntar: ¿qué pasa en verano?, ¿se paraliza la lucha de clases?, ¿hace demasiado calor como para pensar en actividades que pueden resultar agobiantes?
Hablemos claro: estábamos a principios de noviembre y ya se avizoraban espesos nubarrones en el horizonte político de la Argentina. El “modelo” que generaba esperanzas (Carta Abierta 10) ya no podía separarse de sus “anomalías”. El “modelo” era la “anomalía”, como quedó en evidencia con los nuevos ajustes, el tarifazo, la ley “antiterrorista”, los tres jóvenes militantes asesinados en Rosario, la muerte del dirigente campesino Cristian Ferreyra, los atentados a la comunidad qom y la complicidad con las multinacionales mineras, por nombrar sólo algunos de los hechos post 23 de octubre.
Tiempos de oscuridad bajo en sol abrasador del verano 2012. Mientras la Asamblea de Intelectuales del FIT persevera en su silencio, han surgido de la nada tres nuevos agrupamientos de intelectuales; dos de ellos (Argumentos y Centro Cultural de la Cooperación) esgrimen un discurso de “compañeros de ruta” del kirchnerismo, y el tercero -Plataforma 2012- se reclama opositor. Baile de máscaras o varieté de musas más o menos enroladas que hoy desfila en las pantallas televisivas sosteniendo falsos dilemas acerca del “modelo”.
Frente a la parálisis de la Asamblea del FIT, no es extraño que una parte de sus otrora firmantes haya migrado hacia alguno de esos espacios que, más allá de las grandes diferencias políticas que nos separan, han salido a decir su palabra. Unos –Carta Abierta y sus satélites- esbozando tibias críticas, pero tratando de salvar la ropa (la propia y la del “modelo”); otros –Plataforma 2012- esgrimiendo indignaciones de alma bella, o sea, denunciando el escándalo de la Ley Antiterrorista o de la megaminería a cielo abierto o del asesinato de militantes populares, sin desmarcarse del capitalismo “realmente existente” –el nuestro, el del trabajo esclavo y semiesclavo- sin denunciar que tal sistema, basado en la lógica de la rentabilidad y la ganancia, seguirá, “en el límite, matando a quienes se le resisten” (Grüner, “Carta abierta a Carta Abierta”) Por el contrario, desde estos espacios” opositores” se recita como un mantra aquello del capitalismo “más justo”, “más serio”, “más responsable” o, en el colmo del éxtasis, se habla de “un capitalismo con rostro humano”, ese eufemismo ya canónico de la realpolitik.
Como si en la Asamblea del FIT no hubiera un solo intelectual capaz de salir al cruce de tanto pensamiento blando (y sí que los hay, como ya veremos), su mudez se fue haciendo cada vez más notoria, frente a una querella que demandaba a esa intelligentsia que se pretende más o menos de izquierda el ejercicio de su función específica: la intervención pública en relación a los conflictos de la polis.
Desde este punto de vista resulta, por lo menos, insólito el llamado de Jorge Altamira cuando, en su crítica a los distintos nucleamientos del campo cultural plantea que “la Asamblea de Intelectuales que se formó en apoyo al Frente de Izquierda enfrenta un enorme desafío –que es, precisamente, su oportunidad. En oposición a todos los ´relatos´, tiene el desafío de desarrollar la crítica al orden existente (…) Tiene el desafío de afirmar con claridad una conciencia y un programa socialista (…) Tiene el desafío, también, de desarrollar una vigorosa acción sindical en los ámbitos académicos y estudiantiles, para fusionar a la intelectualidad con el movimiento obrero en su acción práctica”.
Totalmente de acuerdo. Pero ¿una curiosidad: ¿No se había enterado el dirigente del FIT de que la susodicha Asamblea estaba de forzosas vacaciones? ¿Nadie le informó que a través de una decisión de sus coordinadores –arbitraria e inconsulta, como advertimos más arriba-el organismo había clausurado sus actividades hasta marzo? ¿Cómo hubiera podido, entonces, enfrentar semejantes “desafíos”? ¿Con quién? ¿A través de qué mecanismos de prestidigitación hubiera podido “desarrollar la crítica al orden existente”? ¿Qué pase de magia le hubiera permitido a sus intelectuales, en obligado receso estival, “afirmar con claridad  una conciencia y un programa socialista” o “desarrollar una vigorosa acción sindical en ámbitos académicos y estudiantiles, para fusionar a la intelectualidad con el movimiento obrero”? Si enfrentar tales desafíos constituía “su gran oportunidad” ¿por qué no se la convocó de inmediato, para subsanar las torpezas burocráticas de la coordinación?
¿No ha llegado la hora de plantear –de plantearnos- ciertas preguntas: por ejemplo, ¿la Asamblea de Intelectuales, Docentes y Artistas del FIT ha sido algo más que golondrina de una sola elección? Y también: ¿seguirá siéndolo de las otras que vengan?
¿No convendría poner en cuestión qué hizo realmente la Asamblea, qué está haciendo hoy, aquí y ahora, ante la brutalidad creciente del capitalismo depredador que, desde hace varias semanas, viene provocando una pueblada en Famatina?
¿Cuál fue el pronunciamiento de la Asamblea ante la Ley Antiterrorista? ¿Faltaron reflejos como para llamar a una reunión de urgencia que debatiera la participación de los intelectuales en movilizaciones u otros actos que tuvieron lugar?
Habría que preguntar (y no es la menor de las preguntas): ¿por qué no fueron discutidos, en la Asamblea, los documentos fuertemente impugnadores que escribió Eduardo Grüner: “Carta abierta a Carta Abierta”, (sobre Cristian Ferreyra y otras “anomalías”) y “Sin retorno”, una reflexión personal sobre la “ley antiterrorista”? Elaborados en soledad por su autor, no hubo ningún espacio de difusión –real y no virtual- de esos textos. Al parecer, para la coordinación un tanto desatinada de la Asamblea (en el sentido de no atinar a ver cuántos resquicios de intervención crítica ofrece diariamente la compleja realidad nacional), los intelectuales parecen ser algo así como mascarones de proa. Vienen bien en épocas electorales, lucen en las solicitadas y hasta pueden atraer votantes indecisos. Pero hasta ahí. Cumplida su función de “comité de apoyo”, no se sabe muy bien qué hacer con ellos.
¿No habría podido la Asamblea cumplir su rol histórico (el de la palabra que pesa, el del pensamiento que cuestiona el estado de las cosas y las cosas del Estado) si se hubieran debatido y luego dados a conocer- en forma pública y no sólo a través de un blog que apenas leen los amigos-, esos documentos que no sólo dejan al desnudo las discursividades falaces que los claustros oficialistas ponen al servicio del “modelo” y su “relato”, sino que además plantean interrogantes fundamentales sobre las relaciones de dominación?
Mientras casi nadie recuerda que alguna vez existió una Asamblea de Intelectuales de izquierda, que al “pesimismo de la inteligencia” se propuso oponer el “optimismo de la voluntad”, muchos de aquellos que, en los prometedores comienzos, fueron cautivados por esa luz, han sido ganados hoy por algo parecido al desaliento. Lástima.
La partida parece haber sido ganada por “lo que hay”. Aunque venga disfrazado con los “nuevos lenguajes”, ese sintagma a la moda de estos tiempos suena más bien a un revival de viejas y oscuras temporadas. Y si no, preguntémonos: ¿se puede adherir a un “modelo” que combina, en el mismo paquete, medidas asistencialistas y Derechos Humanos  con el apoyo a la voracidad del capitalismo y la represión a las luchas populares, sin apelar a palabras enfermas?
Últimos interrogantes, con final abierto: ¿La Asamblea del FIT ha perdido realmente su oportunidad histórica?
¿No debiéramos insistir, como intelectuales, en la reconstrucción de un imaginario sobre el cual no habría que ceder?
Saludos fraternales
Enero 30 de 2012

Anuncios

Acerca de asambleafit

Blog de la Asamblea de intelectuales, docentes y artistas en apoyo al Frente de Izquierda y de los Trabajadores
Esta entrada fue publicada en Debates, Intelectuales y discurso y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Asamblea del FIT ¿Cerrado por vacaciones? (por Raquel Angel y Alberto Guilis)

  1. Mariana dijo:

    Casi mediados de febrero. La Asamblea muda.
    Se tomaron vacaciones, nomás.

  2. Mariana dijo:

    Me da vergüenza, pero hoy hice circular un texto de Plataforma 2012 sobre la megaminería. CFK reprime y se justifica, y la Asamblea sigue muda. Qué bajón.

  3. MATERIALES SOBRE EL FRENTE DE IZQUIERDA Y LA SAMBLEA DE INTELECTUALES EN UNA REVISTA

    El número 1 de “Signos del Topo” en papel presenta (entre las páginas 52 a 56) materiales del Frente de izquierda.

    El contenido de la sección “POLÍTICA Y REVOLUCIÓN” es el siguiente:

    -El desafío del Frente de Izquierda y de los Trabajadores: • Declaración programática del Frente de Izquierda y de los Trabajadores – [FIT] • El Frente de Izquierda ante la crisis capitalista -Asamblea de Intelectuales, Docentes y Artistas en Apoyo al Frente de Izquierda: • Quiénes somos • Declaración: “Apoyamos al Frente de Izquierda y de los Trabajadores”

    Y lleva el siguiente texto introductorio (o copete):
    “La concreción de un acuerdo político entre el Partido Obrero, el Partido de los Trabajadores Socialistas e Izquierda Socialista para conformar una alianza electoral ante las proscriptivas elecciones de este 2011 en la Argentina, dio un buen impulso a la necesidad de unidad que venía manifestándose de diversos modos pero siempre estigmatizada bajo el rótulo de: «imposible unidad de la izquierda socialista y revolucionaria», ante su tarea de lograr una inserción decisiva en las masas de trabajadorxs. El desafío que enfrenta esta alianza en el marco de la crisis capitalista mundial, es justamente ese: el de «estar a la altura de las circunstancias», resultar una herramienta efectiva, revolucionaria e internacionalista frente a la agudización de la lucha de las masas trabajadoras ante los cada vez más incisivos ataques capitalistas. A continuación publicamos algunos textos que dan cuenta de aspectos programáticos del Frente conformado por estas fuerzas, así como otros que resultan del amplio y decidido apoyo suscitado en un sector de la intelectualidad, el arte y la cultura.”

    Este material (que es parte de una revista de 58 páginas formato A4) puede verse en (y descargarse desde):

    TAPA Y CONTRATAPA:

    http://www.signosdeltopo.com.ar/edicionesvarias/tapa-contratapa-SdT1.pdf

    PÁGINAS INTERIORES

    http://www.signosdeltopo.com.ar/edicionesvarias/sdt1-difusion.pdf

    ((Aclaración: La revista, que lleva la fecha de “DICIEMBRE 2011”, estaba lista ese mismo mes y en condiciones de ser distribuida en su formato PDF para descargar por internet. Pero anunciarla y difundirla entonces hubiera llevado a que lectores interesados la pidieran también en papel, cosa que no podíamos cumplir debido a dificultades y problemas técnicos bastante diversos, que postergaron mucho su aparición. Recién ahora estamos en condiciones de ofrecerla en papel a quienes la soliciten, además de comenzar a difundir masivamente su versión en PDF (digital). ))

  4. “Los sonidos del silencio”: Lo que es muy sonoro por acá es el silencio de los cientos de inscriptos a este blog.

  5. hernan k. dijo:

    completamente de acuerdo. Pero la Asamblea deberia funcionar con los que estàn, avanzar con los que quieren estar y tratar de funcionar mas alla de las “directivas” o “deseos” de las direcciones partidarias del FIT.

  6. Alberto a. dijo:

    PRÓXIMA ASAMBLEA…
    “… se dejó a criterio de la coordinación fijar la fecha de la VI Asamblea entre fines de febrero y comienzos de marzo de 2012.” Eso dijo la Coordinación de la Asamblea, en el Informe sobre la Vª Asamblea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s