Informe Mesa taller “Arte y cultura”

El siguiente es un informe que realizamos entre varios compañeros del taller ni bien terminó éste. No representa el orden cronológico en que se plantearon las posiciones sino que las agrupamos en grandes bloques puestos a debate.

Una primera discusión rondó alrededor de la situación del arte y la cultura respecto a las limitaciones que impone el mercado y las políticas estatales.

En particular, que el gobierno K tiene una política de cooptación del sector de un sector del arte y la cultura, mediante el otorgamiento de espacios, canales de expresión, participación en eventos o visibilidad a cambio de que expresen de alguna manera su apoyo al “proyecto”.

También se discutió que muchos sectores no apoyan a los K porque reciban algo a cambio sino porque para muchos hay una batalla contra las corporaciones y el mercado en la cual hay que ubicarse con el gobierno, al menos como el mal menor, ya que ha tomado algunas medidas políticas que les parecen correctas como ley de derecho de intérprete, fútbol para todos, ley de medios, etc. Sin embargo, se expresó en la mesa, el Estado no es algo ajeno a los intereses y políticas de las corporaciones y el mercado, sino que el contrario, es quien facilita y garantiza que puedan hacer sus negocios y el Estado mismo también considera a la cultura como una mercancía más, hace grandes eventos “culturales” que le sirven de propaganda del “modelo” mientras desfinancia cotidianamente las escuelas y universidades de arte, los espacios de producción no mercantiles, etc.: la cultura entonces es para éste o una industria que puede obtener ganancias, o un aparato de propaganda a su servicio.

En ese marco se intercambió sobre la relación del arte y la cultura con los momentos más convulsivos de la lucha de clases y su posterior reinstitucionalización. El ejemplo fue el post 2001 en Argentina, donde cientos de artistas, trabajadores de la cultura y otros que no se dedicaban a ello llenaron plazas, calles y otras instancias con sus producciones y una revitalización de las discusiones y prácticas culturales, lo que posteriormente fue intentado “reencausar” recomponiendo la autoridad de las industrias culturales y de la autoridad estatal a la par que se intentaba recomponer la “normalidad burguesa”.

Otro bloque de debate giró en torno a las políticas del FIT en este terreno. Aquí hubo dos ejes. El primero, que el FIT podía proponerse ser un canal de expresión de todos aquellos sectores que comparten la crítica a las limitaciones impuestas por el mercado y el Estado a las prácticas culturales, que retome en este terreno las demandas de mayor presupuesto, manejo del mismo por parte de aquellos verdaderamente interesados en la producción cultural y las luchas de determinados sectores, como el Colón y otros, que vienen enfrentando las políticas limitadoras del Estado municipal, nacional, etc.; pero también, que para el conjunto de la sociedad y desde una perspectiva anticapitalista, pelee por un mayor desarrollo, disfrute y acceso a la cultura para todos, donde además no se considere al público como mero espectador sino que permita que la producción cultural misma sea algo construido por todos.

En segundo lugar, se abrió una discusión sobre la política de los partidos de izquierda hacia los artistas, en función de los contenidos que éstos expresan en su producción, en base a diferentes procesos históricos. Allí hubo esquemáticamente dos posiciones encontradas: si los partidos debían discutir con los artistas los contenidos de sus obras en función de la importancia que tienen éstas de movilizar sentimientos y generar conciencia o si, en todo caso y más allá de que existan agrupamientos que tengan un claro mensaje político en su producción y que liguen la misma a los partidos de izquierda o a las distintas luchas, la izquierda debe plantear como perspectiva la lucha por construir las mejores condiciones sociales para que los artistas desarrollen libremente su arte e incluso, que todos podamos ser artistas, entendiendo al arte como uno de los mejores “ejemplos” de una actividad humana enriquecedora de la subjetividad opuesta a las formas alienadas de trabajo de la sociedad capitalista.

También se debatió sobre la continuidad del FIT, donde por un lado se planteó la necesidad de la unificación de los partidos que componen el FIT, y por el otro que en todo caso ello ameritaba una discusión más profunda de qué se entiende por el programa del partido, cómo se construye en relación a una determinada estrategia, qué prácticas debe tener y con qué sectores debe buscar confluir en base a las lecciones de la lucha de clases, qué política hacia el movimiento obrero debe darse, etc.

Finalmente, surgió como propuesta a desarrollar más estas discusiones, escribir en el blog de la Asamblea las distintas posiciones, ampliarlas y preparar una jornada específica artística en apoyo al FIT de debate y producción cultural donde participen todos los sectores del arte y la cultura que apoyan al FIT e incluso puedan sumarse más compañeros.

Anuncios

Acerca de asambleafit

Blog de la Asamblea de intelectuales, docentes y artistas en apoyo al Frente de Izquierda y de los Trabajadores
Esta entrada fue publicada en Arte y cultura, Comisiones y talleres. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s